Perspectivas

Los caficultores africanos pierden miles de millones al año frente a los precios de la explotación

Explotación de agricultores de café a escala familiar en África a partir de ganancias justas, mientras el resto de participantes en la cadena de suministro disfruta de márgenes saludables

Introducción

El café es una de las principales materias primas comercializadas en el mundo que ostenta una posición destacada entre productos como el petróleo crudo, el oro y el gas natural. De hecho, la industria cafetera es uno de los sectores agrícolas más importantes a nivel global. Las pruebas evidencian que estos productos básicos realmente han otorgado un valor monetario transformador en las poblaciones involucradas en su producción primaria en los países de origen. El petróleo, por ejemplo, ha contribuido en gran medida a la riqueza de sus ciudadanos productores, aunque no podemos decir lo mismo en el caso de los millones de productores africanos que se dejan la vida para cultivar un café de excelente calidad. El mundo disfruta de esta delicia de los agricultores y los mercados bursátiles de Europa y América se embolsan cuantiosos beneficios gracias al café, mientras los pobres agricultores de África intentan sobrevivir con una miseria que ni siquiera les da para una comida decente al día. Se trata de una flagrante explotación injustificada de los campesinos del continente africano.

La mayoría de la población de África trabaja en el sector agrario (el 59,4 % del total de las personas empleadas en África subsahariana se dedicaba a la agricultura en 2019) y el café es una materia prima agrícola básica, de ahí que los bajos precios que recibe representen una de las causas más importantes de la extrema pobreza en la región. La participación de la agricultura en el PIB sigue siendo mayor en este continente en comparación con las naciones desarrolladas (la participación de la agricultura por PIB fue del 15,3 % en África subsahariana en 2018)2. Por lo tanto, se deduce que los contribuyente claves al PIB del tercer continente más extenso han recibido un golpe devastador no por las fuerzas reales del mercado, sino por una explotación diseñada al milímetro y destinada a condenar al agricultor africano a la pobreza "terminal".

El café es un producto popular básico en el mercado mundial cuyo precio es un indicador fundamental para los comerciantes, aunque más crucial para los agricultores de los países en desarrollo, especialmente en África. Aquí los campesinos sufren una explotación originada por los irrisorios precios que, en la actualidad, no son suficientes para cubrir los costes de producción. Además, los precios pagados a los caficultores del continente africano son los más bajos a nivel global.

[1] Statista, año 2019
[2] El Banco Mundial

1. Precios históricos del café

  • Los precios del comercio del café están disminuyendo desde 2011, y se prevé que este descenso continúe después de 2020.
  • El precio de mercado del café arábica es más elevado que el robusta, pero más inestable.
  • Los precios pagados a los agricultores de África son más bajos que en otras regiones.
  • Los precios de los productores de café están disminuyendo, lo que genera una reducción en las ganancias de los agricultores.

1.1. Precios del café pagados a los agricultores de África en comparación con los campesinos de otras regiones.

Para los caficultores, el indicador clave es "Precios pagados a los agricultores", es decir, los precios de los productores que nos muestran los ingresos reales en el sector agrícola. Hemos recopilado los datos de la Organización Internacional del Café, que proporciona las tendencias de los precios en varios países exportadores de café. El primer gráfico analiza los precios del arábica de los principales países exportadores en comparación con varias naciones africanas entre 2000 y 2018. Los agricultores de Colombia, la India y Brasil obtienen precios más altos en sus cultivos en relación con los países de África: Etiopía, Uganda, República Democrática del Congo y Camerún.

Gráfico 1: Precios pagados a los agricultores

El precio del café “natural de Brasil” (parecido al arábica) aumentó en un 37,6 % entre 2000 y 2018 en Brasil, mientras que la tasa para el mismo café en Etiopía fue de solo el 25,3 %. Las diferencias entre los precios de los productores se han mantenido en su mayoría igual durante los últimos 20 años, es decir, el café arábica sigue siendo más barato en África.

Los granos del robusta son el principal segmento de exportación de café en varios países africanos. En general, los precios históricos remunerados a los agricultores en África (Costa de Marfil, Togo, Uganda y República Centroafricana) son inferiores en comparación con los de Brasil y la India (gráfico 2). Además, también podemos señalar que los productores de granos de café robusta en los países africanos están luchando contra unos precios desleales, aunque la diferencia es menor con relación a la industria del arábica. Los exportadores de café del continente africano registraron unas tasas altas de crecimiento en el precio de los granos del robusta, ya que su valor era demasiado bajo a principios de la década de 2000-2010.

Gráfico 2: Precios pagados a los productores

El gráfico 3 presenta los precios regionales por término medio para cada variedad de café (año 2018). La media por región se calcula en función de la participación de los países en la producción total (11 países para la especie arábica y 7 en el caso de la variedad robusta). Los cálculos representan los exportadores que registran la mayor parte (2/3) de la producción mundial de café.

El precio promedio del café arábica en África es de 0,7 $, mientras que supone un 37,6 % más alto en América Latina y un 41,5 % superior en la India.

El precio de la variedad robusta es inferior al del arábica: 0,58 $ en África. En América Latina y la India son más altos: 0,78 $ y 0,67 $ respectivamente.

Gráfico 3: Precios medios pagados a los productores por región

1.2. Precios históricos en la comercialización del café

Estamos utilizando los precios del café de la Organización Internacional del Café (OIC) para analizar las tendencias globales generales en los precios de este producto. La Organización Internacional del Café proporciona el índice compuesto OIC del café, que incluye a todos los grupos principales con sus ponderaciones en la producción total. El índice OIC presenta asimismo los precios de la comercialización del café crudo en el mercado internacional.

El índice OIC (céntimo de dólar/libra) aumentó de manera considerable entre 2002 y 2011 (gráfico 4), llegando a 2,10 $ en 2011 como el punto más alto de la historia. A partir de entonces, los precios promedio del café han experimentado una caída y el registro de 1,09 $ en 2018 (el precio más bajo de los últimos 11 años). La disminución del precio del café acentúa los problemas de los agricultores y hace que el futuro de la industria sea aún más incierto. De hecho, el café se comercializará por debajo de 1 $ después de 2020 según las últimas previsiones (Trading Economics, gráfico 5) . Los ingresos de los caficultores se ven afectados negativamente por la disminución de los precios del mercado mundial, sobre todo cuando disponen de una pequeña participación en la cadena de valor del café. En conclusión, los agricultores dedicados a su cultivo son el grupo más vulnerable en la producción cafetera.

Gráfico 4: Indicador compuesto de OIC

El índice OIC divide la producción en cuatro grupos predominantes de café diferentes:

  • Suaves colombianos
  • Otros suaves
  • Barasileños naturales
  • Robustas

El gráfico 6 representa las tendencias en los precios de cada categoría de café. Podemos indicar que las fluctuaciones generales en los precios del café en los últimos diez años se han visto influenciadas principalmente por la especie arábica (suaves colombianos seleccionados, otros suaves y brasileños naturales). Todos estos grupos mostraron su pico más alto en 2011 y, a partir de ese año, han ido decreciendo. En comparación con otros grupos, la variedad robusta es más económica y se caracteriza por unas fluctuaciones más estables. Los dos grupos de suaves son más caros: suaves colombianos tiene un valor de 1,37 $ y otros suaves, de 1,33 $.

Gráfico 6: Índice OIC por grupo

1.3 Precios minoristas históricos del café tostado en países importadores

Los precios minoristas del café tostado son significativamente más elevados porque los trabajadores tostadores son los actores clave en la cadena del café. El tueste del café es una industria muy diferente, pero las tendencias en ese mercado siguen siendo interesantes para este informe. Los precios en los principales países consumidores de café importadores oscilaron en su mayoría entre 3 $ y 8 $ en 2018 (véase gráfico 7).

Figura 7: Precios minoristas de café tostado en países importadores seleccionados

El gráfico 7 analiza cinco países importadores de café de diferentes regiones (Francia, Alemania, Estados Unidos, Japón y la Federación Rusa). Los precios promedio disminuyeron entre 2011 y 2019, pero la caída no fue demasiado relevante como en el caso de los ejemplos anteriores. La investigación también analiza los precios del café tostado en 28 países importadores, incluidas 23 naciones europeas (según datos de la OIIC). El precio medio entre los 28 países principales importadores que hemos seleccionado fue de 5,63 $.

En comparación con los precios del café crudo, el mercado del café tostado muestra menos fluctuación; por lo tanto, los precios se mantienen más estables. De ahí se deriva el hecho de que el problema más importante en la industria cafetera sea la escasa remuneración a los productores.

2. Costes de la producción del café frente a las ganancias de los agricultores en África

  • El cultivo de café exige un gran esfuerzo por parte de la mano de obra.
  • Los componentes del hogar familiar en el continente africano suelen trabajar en la producción del café, lo que dificulta la tarea de determinar que los verdadersos costes de producción
  • La participación de los agricultores de África en la cadena de valor del café tostado se estima entre el 8 % y el 13 % comparado con el 15,7 % en la India y el 14,9 % en Brasil.
  • El precio mínimo de comercio justo del café arábica es de 1,4 $, pero los precios reales en África son significativamente inferiores (0,74 $).

Los costes de producción de café son un indicador esencial para la rentabilidad de los agricultores. Si los precios están por debajo del gasto de explotación, los agricultores pierden dinero. La creciente oferta mundial de café está abaratando sus precios, aunque los costes de producción se han mantenido altos en muchos países.

El cultivo de café exige un gran esfuerzo por parte de la mano de obra que representa el 70 % del coste total de producción (OIC 2015). Los gastos de explotación son difíciles de evaluar, ya que los agricultores a pequeña escala dependen del trabajo familiar y, en ocasiones, de los empleados contratados. Debido a los cambios demográficos rurales, los pequeños agricultores tienen que contratar mano de obra para apoyar las actividades agrícolas que, tradicionalmente, eran gestionadas por la familia. Según la OIC (2015), los costes de producción suelen ser inferiores en los minifundios que en las fincas de propiedad. En Burundi, por ejemplo, el gasto medio de producción de un agricultor que adopta buenas prácticas agrícolas (fertilizantes y mano de obra) varía entre 0,5 $ y 0,58 $ por árbol, teniendo en cuenta que el tamaño promedio de una finca rural es de 100 árboles.[1].

El precio de comercio justo del café es un valor mínimo que cubre los costes de producción al garantizar el respeto de los derechos humanos fundamentales y, además, proporciona condiciones de vida sostenibles para las familias y comunidades agricultoras.[2].

El precio mínimo de comercio justo del café arábica en 2018 fue de 1,40 $. Los agricultores necesitan 0,20 $ extra (prima de comercio justo) para poder invertir.

El precio de los productores no desempeña un papel dominante en la elaboración de los precios del café de consumo, cuando los tostadores y otros accionistas obtienen mayores ganancias. El gráfico 8 presenta seis países de África con sus participaciones en la cadena de valor del café tostado, y su precio se toma como valor medio de los 28 principales países importadores. Los precios pagados a los agricultores se ponderan según el análisis de la producción total de café por categorías para cada país. Las acciones de los campesinos en la cadena de valor del café tostado varían del 8,7 % al 12,6 % en el ejemplo seleccionado. La participación de los agricultores en la cadena de valor en Angola es más elevada, un 18,0 %, cuando la participación es aún menor en los principales exportadores de café del continente africano, Etiopía y Uganda, con un 12,6 % y 10,0 % respectivamente. Los mismos ratios son más altos fuera de África, con un 15,7 % en la India y el 14,9 % en Brasil.

[1] Organización Internacional del Café. (2015) Sostenibilidad del sector cafetero en África. Sesión 115º del Consejo Internacional del Café.

[2] Comercio Justo es un movimiento global con una presencia fuerte y activa en el Reino Unido, representado por la fundación Fairtrade Foundation.

La cadena de valor del café tostado consta de una serie de accionistas, incluidos intermediarios locales, comerciantes internacionales, exportadores, seguros y tarifas de transporte de importación/exportación, tostadores, minoristas e impuestos.

Gráfico 8: Precios minoristas del café tostado en países importadores seleccionados

Si analizamos las cifras de producción y consumo de café en todos los países, la tasa de contribución de los agricultores podría estar creciendo ligeramente. Según varias publicaciones, la participación del productor en la cadena de valor del café oscila entre el 10 % y 20 % (cuando los tostadores añaden alrededor del 30 % del valor total). Los intermediarios, comerciantes y minoristas también están obteniendo porcentajes importantes de los ingresos totales. La participación del valor del agricultor fue del 20 % durante el final del siglo pasado, pero ahora está disminuyendo. Los cálculos en la investigación reflejaron que la tasa es casi del 10 % en los países exportadores africanos. Hubo un indicador similar superior en algunos países exportadores no pertenecientes al continente africano, ya que los precios que se pagan a los agricultores son más altos.

 

3. Cantidades perdidas por los caficultores africanos

  • Debido a los términos comerciales injustos, las cantidades perdidas por los campesionos etíopes ascienden a 713,1 millones de dólares y a 229,7, en el caso de los agricultores de Uganda.
  • Se estima que los caficultores africanos están perdiendo 1,47 mil millones de dólares al año por el precio de explotación de sus cultivos. Las familias de África son vulnerables frente a los precios injustos.

En la industria del café, el valor de los agricultores oscila principalmente entre el 10 % y el 20 %, lo que no es justo. En los países africanos, la tasa es más baja (gráfico 8). Según Fairtrade Foundation, el precio justo mínimo del café arábica debe ser de 1,4 $, mientras que los campesinos africanos solo reciben 0,74 $ (de media). Si recibieran mayores beneficios, podrían cubrir todos los gastos y aumentar su productividad.
El gráfico 9 representa las cantidades perdidas para los agricultores en los países africanos exportadores de café. La investigación desarrolla una hipótesis de precios justos y utiliza condiciones específicas para medir los importes perdidos:

  • Los precios pagados a los productores se incrementarán desde los niveles actuales al mínimo del comercio justo.
  • El precio justo estimado de la variedad robusta se calcula según el valor de comercio justo del arábica y las diferencias de precios entre ellas.
  • La producción de todos los países se podría vender a unos nuevos precios. El suministro de café se mantendrá como variable fija.

Gráfico 9: Cantidades perdidas por los agricultores africanos cada año

Etiopía se beneficiará sobre todo de los precios del comercio justo en el ejemplo seleccionado, donde la pérdida de ingresos es de 713,1 millones de dólares anuales, que deberían destinarse directamente a los agricultores. Los caficultores de Uganda ganan 229,7 millones de dólares de los términos del comercio justo. Costa de Marfil obtendrá 71,2 millones de dólares.

Los agricultores de los países minoritarios de la industria cafetalera también están perdiendo ingresos sustanciales debido a los desleales términos del mercado. RDC: 22,7 millones de dólares; Camerún: 22,4 millones de dólares; Togo: 1,4 millones de dólares.

Intentamos calcular estimaciones para todo el continente africano. Los países de nuestro ejemplo (gráfico 9) están produciendo el 72,4 % del café africano. La participación promedio ponderada en la cadena de valor del café es de solo un 11,2 % para los estados seleccionados. Si las tasas de los importes perdidos son similares a los de otros países del mismo continente, el total de las pérdidas en África podría ser de 1,47 mil millones de dólares anuales.

Conclusión

Los agricultores de África luchan contra los reducidos precios del sector cafetero. Su participación en la cadena de valor del café es insignificante. La disminución de los precios y los altos costes de producción hacen que esta industria no sea rentable. Los campesinos no tienen poder para influir en los precios del mercado y se ven obligados a aceptar precios injustos. Los escasos ingresos no pueden aumentar la productividad del sector y los pequeños productores permanecen en la pobreza.

Las cantidades perdidas por los caficultores africanos debido a los injustos precios de producción se estiman en 1,47 mil millones de dólares anuales.. Se trata de unas cifras cruciales para los productores africanos de varios países donde el café es su principal producto de exportación.

Ahora se hace más que evidente que los caficultores africanos están padeciendo una explotación por parte de sanguijuelas (nunca mejor dicho), que les chupan la sangre para sacar el máximo provecho. Que nadie venda falsas esperanzas al humilde productor de café en esta situación aborrecible de rehenes explotados. Para el segundo producto más comercializado en el mundo, estas condiciones son más insostenibles en el caso del capesino africano, quien produce café de excelente calidad, pero recibe los precios más bajos de todos los productores a nivel mundial. Son caficultores amenazados en lo que se refiere a su existencia. 

Parece no haber solución a los infortunios de los caficultores de África más allá de la política, aunque el abuso al que están sometidos podría acabar, si se modificaran las reglas del comercio del café dentro de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Referencias

Fundación Fairtrade. www.fairtrade.org.uk/

Fairtrade International. (2019). Supervisión del alcance y de los beneficios del comercio justo.

Organización Internacional del Café. (2015) Sostenibilidad del sector cafetero en África. Sesión 115º del Consejo Internacional del Café.

Organización Internacional del Café. Base de datos estadísticos.

Slob, B. (2006). Una participación justa para los pequeños productores: un análisis de la cadena de valor del sector cafetero. SOMO

Statista Base de datos estadísticos - Café en todo el mundo.

Talbot, JM (1997). ¿A dónde va su dólar de café ?: La división del ingreso y el excedente a lo largo de la cadena de productos básicos del café. Estudios en desarrollo internacional comparativo, 32 (1), 56-91

El Banco Mundial. Datos de libre acceso.

Tuvhag, E. (2008). Un análisis de la cadena de valor del café de comercio justo, con un enfoque especial en los ingresos y la integración vertical. Departamento de Economía, Universidad de Lund.